Planazo al canto – Restaurante Xarma

Esta es una reseña que publica “Es la Comidilla” en el Rincón del Comer:

Los que nos conozcáis un poco sabréis que nosotros celebramos todos los acontecimientos como más nos gusta: yendo a comer o cenar a poder ser a algún sitio que todavía no hayamos visitado. Si repetimos local, señal de que nos encanta y tenemos mono! Además, nos encanta pasarnos el mes previo al acontecimiento barajando sitios, ofertas y menús. ¡Es una tortura que nos hace inmensamente felices! Llevábamos tiempo con ganas de ir a un par de sitios, y aprovechamos uno de esos “días especiales” para matar dos pájaros de un tiro: Restaurante Xarma y Bar Kiki.

El Restaurante Xarma (http://www.xarmajatetxea.com/) se encuentra en el barrio de image1Ibaeta de Donostia. Es pequeño y muy pero que muy acogedor. Llegamos pronto y estabamos solos, pero al contrario de lo que cabe esperar, a medida que fue llegando más gente la atención recibida no fue ni mucho menos a peor. Un 10 para la camarera, que nos explicó cada plato al detalle y estuvo súper pendiente de nosotros. Fuimos con una oferta de Colectivia (http://www.colectivia.com/san-sebastian) que incluía lo siguiente:

  • Pulpo al carpacho con una emulsión de azafrán, vinagre dulce de Txakolí y polvorón de pimentón de la Vera.
  • Bolita fundente de Idiazabal con confitura de tomate y tomillo casera.
  • Milhojas de bacalao y piquillos asados en ensalada con olivada, patata confitada y cristal de pan.
  • Brocheta de verduritas asadas con polvo de brasas y un caldo meloso de jamón ibérico de bellota.
  • Huevo a 65º sobre una emulsión de hongos, mueslina trufada y sales de jamón.
  • Paleta glaseada con crema de calabaza y ensalada crujiente con sus pipas.
  • Pannacota de chocolate blanco con sopa de franbuesas y sésamo garrapiñado.
  • Bebida: Vino Abadía de la Oliva
  • Café.

Precio: 40€.

image2

image3

Brocheta de verduritas asadas y un caldo meloso de jamón ibérico de bellota.

Huevo a 65º sobre una emulsión de hongos, mueslina trufada y sales de jamón.

Paleta glaseada con crema de calabaza y ensalada crujiente con sus pipas

Pannacota de chocolate blanco con sopa de franbuesas y sésamo garrapiñado

Sinceramente, nos encantó todo. No hubo peros. Dignos de mención fueron la milhoja de bacalao y piquillos, que estaba extremadamente sabrosa. El huevo a 65º, que no tenía nada que envidiar a los que hemos probado en sitios más distinguidos (nos atrevemos a decir que es uno de los mejores que hemos probado). Y qué decir de la paleta glaseada, ¡jugosísima!

En definitiva, la velada fue espectacular. Cada plato que nos sacaban nos gustaba más, y hasta la camarera se reía al vernos disfrutar así. No dejamos ni una miga en el plato, y nosotros tan orgullosos🙂.

Para terminar la noche por todo lo alto, decidimos ir al Bar Kiki a probar sus famosos gintonics. Decimos famosos porque nos habían hablado de sus gintonics, y quisimos ir a comprobar si realmente merecían tanto la pena. Este bar-restaurante está muy cerca del anterior (Avenida Tolosa 81), un poco escondido, pero ya lo teníamos fichado por lo que no nos costó encontrarlo. La verdad es que cuando llegamos todos los que estaban allí tenían un gintonic en la mano, lo cual nos animó aún más si cabe: ¡gintoniccc!. La ginebra que pedimos fue de la marca Seagrams, que entre las más básicas es la que más nos gusta. Bueno, pues después de probarlos estamos en disposición de decir que sí, muy recomendables, sobre todo porque los hacen con mucho mimo y detalle por solo 6,5€ (que para ser Donosti es un precio más que razonable). Lo dicho, si tenéis la ocasión, ¡pasaos!

Ya tenéis un plan completo para una ocasión especial, o para una ocasión cualquiera que queráis convertir en especial. ¡Hasta la próxima!